cuidados maltipoo

¿Cada cuánto debo cepillar a mis perros?

5
(1)

¿Sabes cada cuánto hay que cepillar a un perro? Cuidar de una mascota no es ninguna tontería. De hecho, es una responsabilidad muy importante, ya que nuestros amigos peludos dependen directamente de nosotros para tener una vida sana y feliz.

Al igual que con las personas, la higiene habitual de nuestro perro es un factor fundamental no solo para conseguir que luzca un pelaje limpio y brillante, sino también para prevenir enfermedades y problemas cutáneos, entre otros.

Si tienes mascota, el artículo de hoy te interesa, y mucho. En él, descubrirás la importancia y los beneficios del cepillado, cada cuánto hay que cepillarle el pelo a un perro y cuáles son los principales problemas asociados con una higiene insuficiente. ¡Vamos allá!

Beneficios de cepillar a tu perro

Antes de meternos de lleno con los beneficios de cepillar a tu mascota, hay que contestar a la pregunta del millón: ¿cada cuánto debo cepillar a mi perro?

No existe una respuesta única a esta pregunta, ya que la frecuencia de cepillado idónea dependerá, sobre todo, del tipo de pelaje del animal y de sus necesidades específicas:

  • Perros de pelo corto o liso: basta con cepillarlos una vez cada semana o cada dos semanas para eliminar el pelo muerto y distribuir los aceites naturales de la piel.
  • Perros de pelo medio o semilargo: en líneas generales, se recomienda realizar el cepillado dos o tres veces por semana para evitar enredos y mantener el pelaje en buen estado.
  • Perros de pelo largo o rizado: suelen necesitar cepillados diarios o cada dos días para ayudar a prevenir la formación de nudos y enredos.
  • Cachorros: conviene acostumbrar a los cachorros a esta práctica, aunque aún no hayan desarrollado su pelaje al 100%. Un cepillado suave y breve cada pocos días será suficiente.

Ahora sí, vamos con los beneficios:

Mantenimiento del pelaje

Como ya habrás adivinado, el cepillado ayuda a nuestra mascota a tener un pelo más limpio, sano y libre de nudos o enredos; haciendo que pueda moverse más cómodamente e incluso prevenir picores y otras molestias similares.

Además, los pelos sueltos se quedarán en el cepillo, por lo que dejarás de encontrarlos por cada rincón de la casa. Algo que resulta muy beneficioso para las personas alérgicas.

Prevención de problemas de salud

Al cepillar a tu perro de forma habitual, podrás identificar con antelación problemas como irritaciones, erupciones o parásitos (pulgas, garrapatas…), lo cual facilitará los tratamientos veterinarios correspondientes.

Estimulación de la circulación sanguínea

Cepillar el pelo de tu perro estimula la piel y mejora la circulación sanguínea, reduciendo el riesgo de enfermedades asociadas y promoviendo un estilo de vida más higiénico y saludable.

Preparación para el baño

El cepillado es un buen paso previo al baño, puesto que elimina los nudos y enredos en el pelo del animal y facilita y mejora la acción de los champús, geles y lociones.

Refuerzo del vínculo entre dueño y mascota

Dedicar algo de tiempo y atención para cepillar el pelo de tu perro puede ser muy beneficioso para estrechar lazos y mejorar tu relación con él.

Además, si estableces una rutina, tu perro se pondrá muy contento cuando llegue el momento y tú podrás compaginar mejor su cuidado con tu trabajo y demás obligaciones. ¡Los dos saldréis ganando!

¿Qué pasa si no cepillas el pelo de tu perro?

Como ves, cepillar el pelo de los perros es una parte básica dentro del cuidado de nuestras mascotas.

Pero, ¿qué ocurre si no lo hacemos?

Si dejamos pasar mucho tiempo sin cepillar a nuestro amigo peludo, el pelo muerto no se eliminará y más pronto que tarde empezará a esparcirse por cada rincón de la casa (especialmente si la raza de nuestra mascota es de las que mudan el pelaje a menudo).

Sin embargo, el punto más negativo es que el polvo, la suciedad y las células muertas empezarán a acumularse entre el pelo y la piel del animal, promoviendo la aparición de problemas cutáneos como infecciones, piel irritada y demás.

En perros de pelo largo y/o rizado, el panorama es incluso peor, ya que a todo lo anterior hay que sumarle la formación de nudos y enredos, que pueden resultar incómodos e incluso dolorosos para el perro.

Además, un cepillado insuficiente puede dificultar el aseo del animal, ya que el agua y el jabón no penetrarán de manera correcta. Razón por la que deberemos visitar al peluquero canino más a menudo y gastar una cantidad de dinero mayor en el cuidado de nuestra mascota.

Y con esto, hemos llegado al final del artículo. Esperamos que te haya resultado interesante, pero sobre todo, útil para saber cada cuánto hay que cepillar a un perro, además de los grandes beneficios que conlleva este hábito para la salud y el bienestar del animal.

Si te ha gustado el artículo, en nuestro blog encontrarás muchos otros posts relacionados con nuestros grandes amigos peludos. Como por ejemplo, el que te presentamos a continuación, donde te lo contamos todo acerca de los mejores cepillos para perros. ¡No te lo pierdas!

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Sara Fernandez

Sara Fernandez

¿En qué podemos ayudarte?

Síguenos